Nuevo Orden Mundial

From RationalWiki
Jump to: navigation, search
New logo.png
If you were looking for this article in the English language, it can be found at New World Order.
FrenchWiki.png
Si vous voulez cet article en français, il peut être trouvé à Nouvel Ordre Mondial.

El Nuevo Orden Mundial (en inglés New World Order) es una teoría conspirativa que postula que una malvada élite controla secretamente el mundo, o que está a punto de hacerlo. El Nuevo Orden Mundial es a los conspiranoicos lo que el Armagedón es para los creyentes.

Origen del término[edit]

"Nuevo orden mundial" como término autónomo apareció por primera vez en el libro The New World Order (1920), de Frederick C. Hicks, pero erróneamente se cree que el primer antecedente fue el libro del mismo nombre escrito por H.G. Wells en 1940. Anteriormente la frase había sido empleada por Nicholas Murray Butler en su obra A World in Ferment (1917). También fue mencionada en un ensayo de 1940 escrito por la ocultista Alice Bailey, el cual fue incluido en el libro recopilatorio póstumo The Externalisation of the Hierarchy (1957). Hicks, Wells y Bailey se referían con un "Nuevo Orden Mundial" a una pacífica utopía socialista democrática que, esperaban, debía emerger pronto como reacción natural a la barbarie de la sociedad occidental, mientras que Butler se refería a la Primera Guerra Mundial que entonces se estaba librando. Sin embargo, los creyentes en esta supuesta conspiración aseguran que el término tiene su origen en Cecil Rhodes y Lionel Curtis, en 1909.

La frase entró por primera vez en el léxico conspiranoico recién en 1972, con la publicación del libro None Dare Call It Conspiracy (Nadie se atreve a llamarle conspiración), escrito por la organización ultraderechista estadounidense John Birch Society. Según el libro, "Nuevo Orden Mundial" era la "palabra clave" que usaría el movimiento comunista al iniciar su plan de conquista global para implantar un gobierno socialista mundial. Este panfleto fue muy popular dentro de los círculos derechistas americanos en la década de 1970 y contribuyó a promover la histeria que hoy se asocia al término.

La primera vez que un político de alto perfil empleó la frase fue en 1990, durante un discurso que el presidente estadounidense George H. W. Bush pronunció ante el Congreso tras el fin de la Guerra Fría. En este discurso, Bush se refería al nuevo panorama mundial tras la caída del bloque soviético, en el que Rusia y Estados Unidos serían aliados y no rivales. Esto marcaba el fin del sistema bipolar que había dividido al mundo en dos bloques irreconciliables durante gran parte del siglo XX.

Por supuesto, para los conspiranoicos el uso de este término por parte del presidente de los Estados Unidos significaba algo completamente distinto.

El Nuevo Orden Mundial como teoría conspirativa[edit]

La conspiración del Nuevo Orden Mundial empezó como parte de una teoría más antigua que formaba parte de la mitología conspiranoica de la John Birch Society, acerca del supuesto rol de la Organización de las Naciones Unidas. Según esta teoría, las Naciones Unidas no serían más que una herramienta de la Unión Soviética, cuyo fin era la completa subyugación de Estados Unidos ante la ONU. Esto permitiría la implantación de un malvado gobierno comunista mundial que eliminaría las libertades individuales de todos los norteamericanos.

Como en todas las teorías conspiratorias absurdas, existen numerosas variaciones de ésta que se contradicen entre sí. La versión más popular aseguraba que eran los "banqueros internacionales" (otro término para designar a los judíos) quienes estaban tras bambalinas, controlando secretamente tanto el Gobierno estadounidense como el soviético. Otra, las más racista, acusaba directamente a los sionistas (como siempre). Ya que la mayoría de los teóricos de la conspiracion creen que los judíos están detrás del capital, el comunismo, o ambos, estas tres versiones a menudo se mezclan como una, dando como resultado una historia completamente ridícula.

Los conspiranoicos que creen en el Nuevo Orden Mundial pueden redactar largas listas de personas e instituciones que, según ellos, están involucradas en esta supuesta conspiración, pero son virtualmente incapaces de mencionar el nombre de alguien que no lo esté (o al menos no sin ser desautorizados por otro conspiranoico). Organizaciones internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Unión Europea, las Naciones Unidas y la OTAN son comúnmente consideradas grupos claves del Nuevo Orden Mundial. Lo mismo pasa con los presidentes, primeros ministros y monarcas de naciones de distinta importancia (Estados Unidos o el Congo, da igual, son gente poderosa y por lo tanto deben ser malignos). Algunos llegan al extremo de acusar a estas personas de formar parte del mismo linaje. Los creyentes citan frecuentemente un listado de 13 prominentes familias a las que acusan de estar detrás del Nuevo Orden Mundial, entre ellas destacan los Rockefeller, los Kennedy, los Onassis, los Morgan, los Li, los DuPont, la dinastía merovingia (que incluiría a toda la realeza europea) y, sobre todo, los Rothschild.

Otras versiones son simplemente readaptaciones de la clásica teoría de la conspiración Illuminati, según la cual una antigua organización secreta (los Illuminati) está trabajando secretamente para dominar el mundo, exterminar a la humanidad o cometer alguna otra fechoría digna de algún supervillano de las caricaturas. Muchas veces los Illuminati son explícitamente mencionados como parte de la conspiración del Nuevo Orden Mundial. Otras versiones involucran agrupos más recientes como la Comisión Trilateral y el Grupo Bilderberg (los cuales, al contrario de los Illuminati, existen en la vida real). Lo mismo pasa con los masones, el "hombre del saco" de los conspiranoicos desde hace siglos. La mayoría de las versiones caracterizan al Nuevo Orden Mundial como una conspiración judía internacional, aunque otros gurúes conspiranoicos evitan ser explícitamente antisemitas. Por ejemplo, el teórico de la conspiración y eterno candidato presidencial populista estadounidense Lyndon LaRouche cree que los británicos se encuentran detrás de la conspiración, y que los judíos son meros peones en este juego de poder.

Ya que al Nuevo Orden Mundial y las personas supuestamente detrás de éste se les atribuye un poder casi ilimitado, se trata menos de una conspiración y más un "marco de trabajo" dentro del que cualquier otra teoría conspirativa se puede incluir con calzador (una especie de "súper teoría conspirativa").

La conspiración del Nuevo Orden Mundial permaneció prácticamente olvidada hasta la década de 1990 y la masificación de la internet. En esa época, Bill Clinton era visto por los conspiranoicos como el peón más importante del Nuevo Orden Mundial. Los trágicos enfrentamientos entre fanáticos de las armas y agentes del FBI en Ruby Ridge (1992) y Waco (1993) fueron considerados parte de un intento del Gobierno estadounidense por limitar las libertades individuales del pueblo norteamericano con el fin de allanar camino a un golpe de Estado dirigido por FEMA o la ONU. Esta teoría fue muy popular entre los grupos paleoconservadores de la época y el incipiente movimiento de milicias antigubernamentales de extrema derecha, alentados aún más tras la publicación del libro The New World Order (1992), del activista cristiano fundamentalista y ultraconservador Pat Roberson. Distintas variaciones de la teoría proliferaron durante la primera mitad de los 90, incluyendo el avistamiento de misteriosos "helicópteros negros" que supuestamente vigilaban a la población en busca de disidentes y formaban parte de un plan para implantar el Nuevo Orden Mundial por la vía militar. Aunque nunca formó parte oficialmente del movimiento de milicias, Timothy McVeigh simpatizaba con éste, y fue su infundado temor a la llegada de un Nuevo Orden Mundial totalitario el que le llevó a cometer el atentado terrorista de Oklahoma City en 1995, que costó la vida de 168 personas.

Cómo funcionan las cosas en la vida real[edit]

Al contrario de lo que proponen los creyentes en teorías conspiratorias, el poder no es uno solo. Hay formas de poder criticables, como por ejemplo la explotación económica, el imperialismo (cultural y literal), la globalización, el capitalismo salvaje y la inoperancia de la ONU en resolver cuestiones independientemente de las presiones del gobierno de Estados Unidos.

La más clara diferencia entre la conspiración del Nuevo Orden Mundial y la vida real, es la idea conspiranoica de que todos los poderosos trabajan en estricta colaboración. En la vida real, los líderes militares, políticos y financieros navegan diariamente en un mar de intrigas, traiciones, desconfianza y divergencias de opinión, lo que haría prácticamente imposible que éstos se pusieran de acuerdo en dominar el mundo y cumplieran su meta (y si de verdad lo consiguieran, cabe preguntarse cuánto tiempo duraría un NOM antes de romperse de una u otra manera/descubrirse la verdad/etcétera). Sin embargo, es verdad que muchas veces los líderes mundiales no son tan inocentes o transparentes como aparentan, como lo demuestran innumerables escándalos poíticos y fugas de información secreta, como las publicadas en WikiLeaks.

El Nuevo Orden Mundial, hoy[edit]

La verdad es difícil de imaginar que algún presidente de Estados Unidos le regale la soberanía norteamericana así sin más a alguna organización externa o interna, particularmanet a la ONU. Sin embargo, ahora que el Partido Demócrata está en la Casa Blanca, los conspiranoicos de extrema derecha o libertarios creen que es cosa de tiempo para que se implante una "tiranía" socialista. Los disidentes serían desarmados mediante alguna ley de control de armas, encerrados en campos de concentración (que ya estarían siendo construidos) o eliminados.

La versión de la derecha religiosa combina los clásicos tópicos antiliberales con las profecías apocalípticas bíblicas. El resultado es un escenario en el que el Anticristo llega a la Tierra como secretario general de la ONU y usa su poder para implementar un único gobierno mundial. Esta fantasía es la base de libros y películas evangélicas como la saga Left Behind.

En la versión liberal/anarquista, en lugar de que la ONU tome el control de Estados Unidos y el mundo, es Estados Unidos (a través de la ONU) el que se apodera del mundo. Las invasiones norteamericanas en el Oriente Medio serían la primera etapa del plan. Según esta versión, son los neocon los que están detrás del Nuevo Orden Mundial.

Otra variante de la teoría adoptada por la izquierda proviene del movimiento antiglobalización, que acusa a las multinacionales de implementar un gobierno corporativo global. Ya que a menudo los grupos extremistas asocian al capital internacional con el sionismo, y a que la derecha populista también se opone a la globalización, esta variante de la conspiración suele agrupar tanto a la extrema izquierda como a la extrema derecha, y forma parte de la base ideológica de movimientos pertenecientes a la llamada "tercera vía" (como el citado Lyndon LaRouche).

Como ya se dijo en la sección "Cómo funcionan las cosas en la vida real", existen formas reales de abuso de poder de ciertos países u organizaciones sobre otros, pero esta idea no debe usarse como pretexto para dar credibilidad a teorías absurdas de las que no existe evidencia real.

ALIENS[edit]

La teoría del Nuevo Orden Mundial ha ganado terreno dentro de los creyentes en el llamado fenómeno OVNI. Según éstos, los extraterrestres en realidad controlan o forman parte de una organización que controla secretamente el mundo, o son capaces de adoptar la forma humana para ocupar cargos públicos sin levantar sospechas. Esta variante incluye suspuestos encubrimientos que involucran los Expedientes X el Área 51, el incidente de Roswell y los ficticios documentos "Majestic 12" como parte de la conspiración.

"Evidencia"[edit]

Mucha de la evidencia imaginada por los círculos conspiranoicos se basa en la presencia de símbolos "judeo-masónicos" en varios items, como por ejemplo el Gran Sello de los Estados Unidos, presente en el billete de un dólar estadounidense. La Pirámide Incompleta coronada con el Ojo de la Providencia o el "Ojo que Todo lo Ve", es erróneamente asociada con los Illuminati (cuyo símbolo en realidad era la lechuza) y los masones (aunque al momento de diseñar el Gran Sello, el Ojo de la Providencia aún no era un símbolo masónico; tampoco representa a Lucifer, como algunos charlatanes creen, si no a Dios y la Santísima Trinidad). Además, el lema Novus Ordo Seclorum es generalmente traducido como "Nuevo Orden Mundial" o "Nuevo Orden Secular", cuando en realidad significa "Nuevo Orden de los Siglos".

También se hace notar la presencia del número 13 en el billete, que es asociado por los conspiranoicos con la hechicería, aunque realmente hace referencia a las 13 colonias originales que dieron origen a los Estados Unidos. Otros ejemplos son los murales en el Aeropuerto Internacional de Denver y el supuesto simbolismo masón en el diseño de las calles de Washington D.C.

Por último, la falta de evidencia real y palpable es usada como argumento para explicar la habilidad de los conspiradores para ocultar sus oscuros planes. Sí, seguro.

Críticas[edit]

La publicación de los Papeles del Pentágono (1971), el Escándalo Watergate (1972), el conocimiento público del involvimiento "secreto" de la CIA en la caída de diversos gobiernos, y los recientes casos de Edward Snowden y WikiLeaks, entre otros, demuestran que Estados Unidos es muy malo guardando secretos. Por lo tanto, la idea de que sea capaz de mantener oculta al público una conspiración de tal magnitud es simplemente absurda. Lo mismo pasa con la creencia en que Estados Unidos y la ONU serían capaces de urdir una conspiración para dominar el mundo, cuando no son capaces de llegar a acuerdos en temas como la situación en Darfur, las sanciones contra Irán o la campaña para detener el cambio climático.

Una vez más, los conspiranoicos usarán estos hechos para sugerir que Estados Unidos habría permitido una fuga de documentos sensibles a propósito para que el público piense que es demasiado incompetente como para llevar a cabo esta conspiración; lo mismo con la situación con la ONU.

Así es: según los "himbestigadores" anti-Nuevo Orden Mundial, cualquier evidencia contra la existencia de éste representa justamente lo contrario. Lo que significa que esta "teoría" no es falsable.

...o es lo que ellos quieren que creamos.